A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


agosto 1, 2008, 1:19 am
Filed under: General

Bytes de mar

Mi remitente quiso descargar vía email un mar entero para enviárselo. Pero eso es imposible, demasiados gigas. Además, el mar de silicio no acepta más mares ajenos a él, y menos si son salados, pueden dañar sus circuitos. En un esfuerzo de concentración, agarrándose a la creencia esa de que el universo cabe en una gota de agua, él, adjuntó apenas un archivo con los pocos bytes que se podía permitir. Yo fui el elegido y fue para mi un honor aceptar la misión encomendada.

No fue fácil, en el camino fui atropellado por un tropel de gigabytes, todos ebrios de velocidad y empastillados hasta los cookies, por lo visto, participantes de un multitudinario congreso cibernáutico en Valencia, provocando considerables retenciones y atascos en las entradas y salidas de toda la banda ancha. También me encontré con cortes de suministros, servidores caídos por huelga y hasta por un ataque terrorista de virus radicales exigiendo Internet gratis para todo el planeta. Pero, yo no iba a permitir que todo eso consiguiera arrancarme un sólo bit de mi información.

Y así fue. Conseguí llegar a mi meta intacto, con apenas un leve rasguño en mi formato y, pese a todo, con un breve retraso. Pero aún quedaba una última barrera por salvar, mi destinataria debía aceptarme y abrirme… supe que lo hizo cuando desde mi exhausto software vi resbalar el contenido de mi archivo por su mejilla, yendo en dirección a una recién abierta sonrisa.

Después sentí como era grabado en el disco duro de su pecho, agregándome en la carpeta de su saliva. Y ahora, formando parte de la memoria de éstos dos usuarios… es curioso, yo, apenas unos cuantos bytes sin alma, siento como si procesara algo lindo, algo casi humano en mi esencia binaria. No estoy programado para comprender esta extraña sensación, pero… no se… me siento el archivo más agraciado de toda la red.

Anuncios