A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


enero 20, 2011, 1:33 am
Filed under: General

 

Acabo de salir al patio para echarme un cigarrito. Maldita ley anti-tabaco. Malditos enfermos de salubridad. A la mayoría de ellos ( a ellas no… la mayoría estan buenísimas) los mandaba yo a Bangladesh o a Haiti, para que siguieran una dieta equilibrada…

El caso es que he mirado pa´rriba y he visto algunas estrellas. Son bonitos esos puntos de luz… sobre todo, si no te pones gilipollas y te da por pensar que, parece, a la noche le ha salido algo de caspa, o cosas por el estilo. NO… son bonitas las estrellas, y punto… eso lo sabe cualquier niño de guardería. Aunque sean la mayoría, MENTIRA… quién no sabe a estas altas horas de la vida, que las estrellas son planetas que quizás dejaron de existir hace miles de años?????’… todos los sabemos… pero es que hay mentiras tan bonitas!!!.

 Cuando yo era pequeño y mi madre tuvo el mal gusto de morirse – la muerte siempre es un plato de mal gusto, precisamente por eso, porque no es una mentira, es una verdad irrefutable… (que palabra más fea… i rre futa… ble… ¿ a qué es fea de cojones?… es fea sobre todo porque te deja sin opción a nada, no la puedes rebatir, no puedes hacer nada, sino callar… porque es una puta verdad… joder, ya podría llamarse IRREFRUTABLE, que lo mismo no sirve para nada, pero suena jugosa)… pues cuando tal cosa le sucedió a mi madre, CENTRÉMONOS… me dijeron entonces que por cada muerto se encendía una nueva estrella en el cielo, porque en realidad las estrellas eran agüjeritos por donde nos miraban los que ya habían llegado al cielo… uhmmmm… qué bonito… es cursi, ya… pero coño, tú le dices eso a un crio que ha perdido su madre y, de pronto a ese niño se le enciende una luz, busca desesperadamente todas las noche alguna estrella en el cielo que no haya visto antes… de pronto, la pérdida de su madre no es algo tan doloroso, no es algo irrefutable, sino algo IRREFRUTABLE… su madre no esta y no va a estar más, pero el niño sigue portándose bien en el colegio, no cabrea tanto a sus hermanas mayores, no le pega al niño de la Isidora que es tonto del culo…¿por qué?… porque su madre lo mira desde el cielo por un agüjerito.

Que sí, que sí… que es una mentira… ¿y qué?… con el tiempo ese niño crecerá, se cansará de mirar tanto a las estrellas – sobre todo por el dolor de cuello – ya no se llevará una sorpresa cada vez que regrese del colegio y vea que su madre no le tiene preparada la merienda y, qué cojones, sabrá que los muertos no tienen ningún cielo a donde ir. los muertos “al hoyo y los vivos al bollo”, como dicen en mi pueblo, que los muertos con el tiempo se descomponen y se quedan en los huesitos y en cuanto el alma… bueno, siempre nos quedará eso de que” la energía ni se crea ni se destruye sino que se transforma”… por tanto, amigo mio, las estrellas no son agüjeritos y tu madre sólo te mira desde tu propio interior, tu madre forma tanta parte de ti como el hígado, el páncreas, la memoria o la sipnasis… para verle sus ojos sólo tienes que mirarte al espejo y, ahí esta. Además… ya tienes una edad en que no se da eso mucho de merendar… en todo caso, un cafelito, que te lo prepara una chica fenomenal, que no es tu madre, no, pero por eso mismo, aparte de hablar y no sentirte solo y esas pamplinadas que puedes hacer con otros-as, con ella: FOLLAS (cuando se puede)… y eso mola

Hay quién dirá que esto también es una mentira… quizás…(lo del hígado y lo del páncreas no lo es, porque yo lo he visto, vale????)… pero ¿a quié coño le importa?… a quién en su sano juicio, cuando ya tiene reunido un montoncito de vivencias, convivencias  y desvivencias,cuando ya uno se siente aprovechando el boleto de vuelta en este tour existencial de pacotilla, cuando ya las carnes tiran para el suelo… le importa vivir una mentira si es una mentira bonita????????… y, sobre todo, si has descubierto que la “Verdad”no es que sea fea, no… simplemente es que no tiene nada que ver con nosotros, aparte de no tener mucho sentido… es algo que no sirve para nada. Es como la típica tía del cole que estaba muy buena, sí, pero que aparte de bobita era algo inalcanzable… al no ser que fueras tan tonto y “tio bueno” como ella… que no es el caso.

Yo siempre busqué algo que me sonara a verdad… alguna vez creí hallar alguna… de hecho, creo que atrapé un par de ellas, aunque luego cuando se la intentaba enseñar a los demás no me creían, decían que era mentira. Ahora ya no busco verdades… pa´qué?, si total, vienen ella a buscarme, aunque yo me esconda. Prefiero algunas mentiras que yo me invento o ya están inventadas pero que me gustan ( QUIZÁS NO SE LO CREAN PERO HAY VERDADEROS PROFESIONALES QUE VIVEN DE INVENTAR MENTIRAS). Lo bueno de la edad es eso… que has tenido tiempo de aprender a distinguir entre lo que es una buena mentira y lo que es una mala verdad. Puedes elegir. Y si ya tienes un poco de más de edad, sencillamente sólo te importa una verdad, aquella verdad de mierda que se llevó a tu madre.

 Por eso, no me preocupan las mentiras… y porque no me preocupan las mentiras, puedo vivir en paz. Puedo tranquilamente salir a buscar lo IMPOSIBLE, porque como dijo mi amiga Marta Beas: “Lo IMPOSIBLE … SÓLO TARDA UN POCO MÁS” … Y así, puedo echarme un cigarrito ” to a gusto”, como dirían mis chavales, y sentirme algo parecido a feliz mirando las estrellas, incluso… puedo sentir que alguién me observa desde arriba… desde alguno de esos agújeritos, tan bonitos…

 Por cierto… ¿qué habrá sido del tonto del culo hijo de la Isidora?… ya será, como mínimo, Ministro.