A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


Requiem por el P. Silva
septiembre 29, 2011, 3:29 am
Filed under: General
En Vilanova dos infantes, se quejan los muertos del cementerio,
 porque no les deja dormir el Padre Silva, con sus sueños.
Están los difuntos nerviosos porque ese clérigo, no se queda quieto; siempre convocando Asambleas, llamando a las puertas de cada sepultura; –         ¿dónde esta Muradas?- dicen que pregunta -¡Por favor, que alguien encienda ese gran foco dela Luna!
¡ La función continua!… – que para él un óbito,
aunque sea el propio, no es motivo alguno
para el descanso,
quedar cruzado de brazos,                                                                                                            o mucho menos: el aburrimiento.
Sabido es por todos: el viento es ateo…
pero desde aquel sepelio, un septiembre gallego,
poco antes de empezar la vendimia,
se escucha, como en un susurro,
al aire rezar un Padrenuestro.
Insisten los esqueletos huecos: ¡Este cura es un mal ejemplo!,
Que desde entonces… hasta altas horas de la noche,
en el Camposanto hablan hasta las piedras
y el hierro de las cancelas
conversa con el musgo y la yedra.
Inclusola Muerte, tan pagana ella,
después de tantos años en el empleo,
exclamó perpleja:
-¡ Carallo… nunca antes había visto
tan vivo a un muerto!.
… Y cuentan algunas calaveras,
está  éste cura reagrupando las procesiones de ánimas en pena.
Propone una última tournée; montar una troupe ambulante;
y viajar de los anillos de Saturno, parando para plantar una semilla en Marte; rescatar a aquel Principito de su asteroide; encontrar, dónde coño, Dios se esconde.
Sí… que quiere debutar en la constelación de Andrómeda
más pronto que tarde, con su Circo de mil estrellas,
y acabar, como buen peregrino,
 en Santiago de Compostela.
No me extraña a mí, a muchos anónimos difuntos,
les moleste el ruido,
no comprendan tal júbilo…
acostumbrados como están a las pocas nueces,
a no tener más pompa que las fúnebres,
reclaman disfrutar de su calma chicha,
seguir haciendo lo que hacían en vida:
(Osease… nunca mejor dicho)…
criar malvas en su macetero,
alimentar a sus gusanos de silencio,
y, si algún dia, acaso,
 se despiertan con algo de ánimo
… a falta de poder arrascarse los huevos…
ya se entretendrán ellos
frotando su coxis
con el forro de sus féretros.
Y pienso yo: ¡ Tantas y tantas ideas
que anidaban en su testa
-cada una de cuarenta caballos de potencia-
tendrán que salir por alguna parte!…
o esa doble ración de energía pura y extra
estallará algún día,
en fuegos artificiales.
¿Alguien ha visto su chupa de cuero?
No creo yo este a gusto en esa sotana de madera,
le queda demasiado ajustada… ahí no le entran las alas,
¿dónde va a meter tantos y tantos recuerdos?.
¡Los que lo conocimos sabemos,
es muy probable
le quede a nuestro Cura
hasta el mismo Cielo pequeño!