A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


Mi vida al otoño
octubre 10, 2013, 7:43 pm
Filed under: General

Hoy, mi vida se despertó tarde. Para entonces ya se habían derretido las noticias y un café se había puesto nervioso. Miró por una rendija, abierta entre sus párpados. El día escurría el bulto y al tiempo se le caía el pelo. En la tele, un sapo daba lecciones de cómo besar a una princesa. En el cielo, las nubes cada vez más gordas, hartas ya de otoños rellenos de miel y grasas saturadas.
Encendió un cigarrillo y, como siempre, se prometió dejar de fumar alguna vez, aunque fuera después de muerta. Volvió a la cama donde, fiel como una perra, le esperaba su realidad, intentando acaso conciliar algún sueño. Difícil soñar a estas alturas, pensó mi puta vida… pero no iba a dejarse vencer sin luchar, así que se incorporó, se puso el chándal y salió a la calle. Corrió, corrió y corrió a la orillita de una playa con volantes de espuma, hasta dejar atrás la melancolía, la autocompasión y a una señora mayor con gorrita parasol y una botellita de agua.
De vuelta al hogar, una duchita y ya, preparada para ensuciarse de nuevo. Saludó al vecino que le regalaba la Wifi. También saludó al mecánico y a un camarero sin sal. Habló con una mujer paseando un perro, y habló, por qué no, con el perro, al cual regaló una carantoña. Habló con un hombre que apestaba a tristeza y le regaló una flor con nicotina. Habló con una chica con las ideas claras, aunque no tuviera todavía cabeza, y con un chico con motor de inyección. Habló con las señales, las de tráfico y las metafísicas. Habló con plantas salvajes en un descampado de las afueras; habló con los escaparates y sus ofertas; habló con un abogado de oficio y guitarrista de vocación… habló por los codos y, por supuesto, por Facebook. De todos y todas recolecta unas pocas palabras, tal vez para escribir un poema o una declaración de guerra. Ya verá…
De cena: las sobras de un sol veraniego recalentado, una cerveza en Casa Marcial y un partido de la “Champions”. Luego otro cafecito en casa, acompañado de la guitarra… y al trabajo, a ganarse el derecho a la existencia. Mañana, ya veremos, tal vez aparezca otro sol con cabellos largos de rayos UVA, amanezca nublado o empalmado… pero mi Vida sabe que la quiero, como sea, con o sin maquillaje, con los caminos depilados o un monte de Venus reforestado… ¿acaso no es mi Vida, lo único que me queda, aparte de un par de cigarrillos, uno para mí y otro para quién lo quiera compartir?…

tumblr_m6yh256Q4J1rxtc05o1_500

Anuncios