A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


Hasta siempre, dos mil trece
diciembre 17, 2013, 1:47 am
Filed under: General
 
1207147940_f
Dejó de llover. El viento llama a mi puerta. No contesto.
Estoy demasiado ocupado echándote de menos.
Eres la pieza perdida del puzzle, el cromo que nunca sale,
eres el tornillo que me falta.

Llega el sol a beberse el último trago de lluvia.
Llega el sol con sus rayos despeinados
y se pasea en pelotas por mi azotea.
Cierro los ojos y me masajea la cara,
me susurra al oído: - La perfección es mejorable –
… y se va. Tal vez él también quiera estar
en primera línea de tu momento adecuado en el sitio preciso.

No tengo tiempo para aburrirme,
pero cuando me aburro le abro agujeritos al tiempo
y por ellos me escapo a tu lado.
Quisiera ser el garabato en tu diario,
tu voyeur personalizado
ser como el árbol de tu calle que conoce tus horarios,
el espejo de tu baño donde te miras sin verme.

El viento se aburre también y se marcha.
Se lleva al dos mil trece en su saco roto.
Más carne y letras para la Historia.
La gente pisa las calles con su destino a cuestas
envuelto para regalo. Se buscan y rebuscan comprando.
No recuerdan que están justo debajo de sus zapatos.
Sí, muchos tienen almas de chicle. Otros, de mierda.

Tener alma de mierda tampoco es malo si eres una mosca.
No es mi caso. Yo tengo tela, por eso mi alma es una araña.
Eso puede ser un problema si es domingo, toca limpieza general
y te observo desde mi rincón, acercándote
poquito a poco con una de mis viejas camisetas
reconvertidas en trapo para el polvo
enroscada en el cepillo de barrer…

Mal rollito… hasta siempre, dos mil trece.

 
Anuncios