A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


¡QuemaRzo!
marzo 25, 2015, 4:18 pm
Filed under: General

11025688_792327964193690_8989284988955368624_n

Veo, veo… qué ves?
Veo otro domingo baldío con la resaca del siglo
un cenicero lleno de jeros, y un adiós
de una gata, con gato escondido…
Veo todo lo que me falta
tu fantasma, estudiando anatomía con mi esqueleto.
Veo tu Rastro…cuando vivíamos en Lavapies.
La lista de reproducción de mis coetáneos
el duplicado de su piel…

… al sol no, al sol no lo veo…hoy no salió
lo mismo se quedó, por fin, a dormir con la Luna.

Veo lo que leo: “Asfáltica” de Aránzazu en mi mochila
en mi cocina, en el baño, paseando…
su poesía sin excusas
sus ciudades tatuadas de calles invisibles
amores reversibles, dioses ateos
el rock de las aceras
con buena letra…
Veo una cerveza con alma de catedral
Relatos Salvajes que terminan en boda
la nube aparcada en tu cabeza
y un deseo concedido por Juanma…
entre otras cosas.

Veo, apenas una pena
por no tener tus piernas
enredadas entre los renglones
de este poema…

……………………………………………………………………………………..

Cuando soñaba con ella, no escatimaba en detalles… se veía a sí mismo más alto, más moreno, más guapo… y ya puestos, con una casa preciosa, un trabajo interesante, incluso, creativo, viajaba mucho y, cómo no, era hasta más inteligente, viril y divertido…es decir, más de todo. Cuando se enteró de que la chica de sus sueños había empezado a salir con un joven, pues tuvo celos, obvio… el caso, es que, por casualidad, cuando la vio, ella iba con el nuevo novio, el cual, vaya sorpresa, cuando se lo presentó y lo conoció mejor, ese chico se parecía mucho, mucho…pero mucho… a cómo él se veía a si mismo en los sueños… Qué coño se parecía!!!, ese tipo era el chico de sus sueños…

– Vaya, he creado un monstruo- se dijo…y siguió soñando

……………………………………………………………………………………………………………….

15

El bricoleaje de las mareas perfilan las orillas de mis días, lijan sus aristas hasta dejarme como una canción de Alejandro Sanz… En rehabilitación, mi piel de papel de fumar, adicta a tu queratina, aun echa de menos liarse tus poros y escapar como humo, por el agujero de tu tubo de escape.

Necesitaré mucha música para encontrar una cura contra los influjos de la Luna.
Todavía no estoy recuperado .Politoxicomaníaco, con voluntad de cigarro, en cuanto pueda me violaré alguna hormiga…lo sé… sólo por joder. Pero hasta el infierno, una clínica de pago, acepta subvenciones en especie de abrazos por el Estado… entonces, por qué mi boca, tan privada ella, no puede recibir ni un donativo de tus labios.

Todo lo perdí invirtiendo en abrir un aeropuerto en mi imaginación, parecido al de Castellón… ¿cómo podré ahora financiar este corazón, tan insolvente,sin tiempo y una hora menos, teniendo sus cuentas congeladas en el paraíso fiscal de tu mirada?…

No, no voy a llorar… voy a verter vino en mi vaso hasta la mitad… una sóla gota tuya bastará para llenarlo.

……………………………………………………………………………………..

images (2)

– ¡Te amaré hasta que te duela!- dijiste… y sé que eres una mujer de palabra.
Ainnns… esa manera tuya de cocinar la ternura, de volar miéntras centrifuga la lavadora, de hacer de los sueños una profesión…
¡No quiero hacerte daño!… es la frase más cruel que te puede servir con el café una camarera con guadaña. No se puede dar tánto sin pedirte la vida a cambio… jejejee… y yo me reí… ¿qué daño se le puede hacer a un muerto?

…………………………………………………………………………………………………………………………….

Hacía mucho tiempo ( bueno, en realidad desde el año pasado) que no iba por la Biblioteca Insular de Lanzarote, pero ahora estoy haciendo un taller sobre cortos allí, y hoy me acerqué un poco antes de la hora… Antes sí solía ir, he estado dos o tres años yendo cada vez que me preparaba para los exámenes de la Uned. Fue así cómo supe y conocí a algunas personas que suelen ir todos los días por allá, generalmente a pasar toda la tarde, después de comer en algún comedor social, porque sí, porque están calentitos, seguros y se distraen. Son personas desahuciadas, algunos están en casas de acogida de la Cruz Roja y otros comparten entre muchos algún pisito viejo y pequeño, muy pequeño, que pagan como pueden con sus exiguos subsidios algunos y otros… todavía no sé cómo lo hacen, porque llevan ya varios años sin trabajo la mayoría, casi todos mayores de cuarenta y tanto… No son alcohólicos, ni tienen enfermedades mentales…sólo son pobres… sin apoyos familiares…

Cómo dije, de tanto ir, entablé cierta amistad con algunos. Poca, porque ellos se agarran fuertemente a su rutina, donde al menos, se sienten segurosy tampoco son muy sociables porque como alguno me dijo ” la sociedad sólo les ha dado problemas”, pero no por ello son ariscos o desagradables…algunos son orgullosos, te aceptan un cigarro, acaso un café, te agradecen si les entrega algún día alguna oferta de trabajo que hayas visto por ahí… pero sí les quieres dejar dinero, el poco que puedes, para alguna cosa ínfima como cargar su saldo del móvil, o para que tome la guagua (bus)para acudir a la entrevista, te dicen: “No, gracias… ya lo recargaré cuando cobre el mes que viene”… “No, gracias…puedo ir andando, tampoco queda tan lejos…”. (cojona…hasta playa Honda son 5 kms, ida…)

Entre ellos y ellas, había uno con el que sólo hablé una vez, un día echando un cigarro en la puerta de la biblioteca, aunque él no fumaba, salió a comerse una manzana y tomar un poco el sol, dijo… siempre me había llamado la atención porque era el más mayor, creo que andaría por la sesentena, y ya llevaba viéndolo un par de años seguidos, siempre en el mismo sitio, con un libro que me parecía siempre el mismo o parecido… a veces, parecía leer en voz baja, o lo mismo, es que hablaba solo, pero sin emitir sonido… Hoy seguía estando allí, en su sitio, con su libro… yo estaba sentado en un sillón cercano a la puerta de su sala ojeando una revista mientras esperaba el comienzo del taller… lo vi, pero creo que él no me vio (levantaba muy poco la vista de su libro)… ya iba a empezar mi taller y no me quise ir sin saludarlo al menos (aunque no me acordaba de su nombre…de hecho, no recuerdo si me lo llegó a decir alguna vez)…así que a modo de saludo se me ocurrió preguntarle:
– Qué tal… qué tal esta el libro??
Él me miro y pareció reconocerme.
– Hooola miiijo… el libro?…ufff, pues no sé miijo…sabes? – y me indicó que me acercará a él y bajito, al oído, me dijo: ¡es que yo no sé leer!….nunca pude aprender…
Estupefacto, volví a preguntar; – Entonces… ¿ por qué lo tienes abierto así, como si leyeras?- a lo que él me respondió:
– ¡Es que me imagino que se leer y me imagino lo que puede decir… y me gusta!

………………………………………………………………………………………………………………

1914326_1232612733005_5855032_n

No sé si me he quedado sin palabras o sin sentimientos…Lo cierto es que ya no se me calienta la boca como una cocina de inducción, ni meto en el horno pirolítico de mi pecho adjetivos frescos del día, ni horneo emociones jugosas… como buen solitario, abuso del microondas con platos preparados de Lengua española con salsa barbacoa.

Ahora, que los electrodomésticos son más inteligentes que yo, que no me entero si debo llevar o no gluten, que no comprendo una dieta que no lleve algo de tetas… Desde aquel catorcecuatrosesentaycuatro, fecha de mi envasado, aprendí a no comer con las manos, a no poner los codos en la mesa, usar la servilleta…pero nunca pude corregir mis ganas de mojar pan con la pringá…y, aunque sea de buena educación dejar una pizca de comida en los restaurantes, yo sigo empeñado en rebañar todo con mis ojos como platos.

Es mentira eso del que el tiempo lo cura todo (si no las listas de espera serían una vacuna)…hay muchos que se mueren de viejo y otros, sólo de aburrimiento, nos vamos secando como un pescao jareao y lo único que me hidrata es encontrarme tus bragas mojadas…

No es mi política de empresa dejar las verdades a medias. Eso de la cirugía plástica es para los famosos que viven de su imagen.. yo me voy apañando con una tirita, tapando mi fecha de caducidad… y si todavía no he muerto del todo, es sólo porque, lo mismo, va a ser cierto, eso de que te quiero.

…………………………………………………………………………………………………………………………

Joder con la primavera más tonta que nos ha llegado…parece un invierno tocándose el otoño…este Corte Inglés cada vez hace peores primaveras (claro, cómo la fabrican en los trópicos!).. ¡Oiga, quiero hacer una devolución!…¡Llevense esta especie de estación con problemas de identidad y me ponen una primavera de verdad…joder!!!… Sí,una primavera con sus pajaritos, sus antihistamínicos, sus hormonas y esas chicas con ropa más ajustada que si fueran desnudas…

………………………………………………………………………..………………………………………………….

21126_10206027124654734_8621652537182892809_n

Podría decir que me paso los días resucitando, volando a saltitos, bajando bolsas todas las noches cargadas de dioses al contenedor estrellado, el que tiene la Luna como agujero… También podría decir que me rio, alguna vez, de los michelines de las nubes; otras lloro pensando en mi madre; me masturbo como el Mono Desnudo de Desmond Morris; salgo a la calle con los pies por delante y la ropa que le cogí prestada a mi sombra…

No sé… que a veces, tengo la impresión de desaparecer según escribo, de ser borrado en mi día a día por cada línea que publico aquí…cuando hablo de mí, aunque sea con mentirijillas… me difumino, como todo lo que calla unos puntos suspensivos, me vuelvo invisible en lo real, como lo sería un ángel en silla de ruedas, como lo sería una Virgen católica gorda si no fuera pintada por Botero, como lo era aquel loco de Khalil Gibran hasta el momento en que empezó a correr y gritar porque le habían robado sus máscaras, como cualquier cosa que no salga por tv…

… Sí, sería invisible, si no fuera porque, de pronto un día, me encuentro con alguien, una conocida:- “… cuánto tiempo!”…”Pues nada, en el trabajo como siempre”… “No, no salgo fuera en Semana Santa… sólo libro miércoles, jueves y viernes..el finde curro…además viene Falele “…” Nada en especial… me matriculé en la Uned y ahí sigo… Filosofía… sí, un coñazo”.. “pero bueno…¿Y tú?”..”Sí, vale…le doy recuerdos de tu parte”…”Cuídeseme”…

Y luego…vuelta a mis puntos suspensivos… Podría, pero… ¿para qué voy a decir algo?…También ella tiene sus propias resurrecciones, también llorará sus ausencias y reirá cuando su hijo de siete años se equivoque y en vez de decir “sacerdote” diga “socerdote”; bajará por las noches bolsas cargadas de sentimientos desechables; se masturbará alguna vez en la ducha y saldrá a la calle con alguien diferente a la imagen de su espejo…

Ella desaparecerá o se encontrará en los ojos de su hijo, según se mire… Yo me disuelvo o multiplico en lo que escribo, según se lea… Y a esto, lo llamamos, simplemente: la Vida.

Anuncios