A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


Mayormente…
mayo 29, 2015, 12:08 am
Filed under: General

¿Te acuerdas?… Yo, tan rubio de botella…Tú, tan Sierra Morena… y aquellas cenas echándole carne a los poemas, poniéndole a la noche una vela cuando no nos llegaba para estrellas, cuando con los restos de la tristeza hacíamos ricas croquetas…

Ahora, “The Dark Side of the Moon” ocupa tu lado de la cama, pero te he dejado todo el hemisferio izquierdo para que pongas todas tus ganas y puedes colgar tus canciones en las cuerdas de la guitarra… Los últimos sondeos en mi colchón te siguen dando como favorita, con una ventaja de varios lunares… No te quedes a dormir si no puedes, pero quédate a soñar o, al menos, hasta que me termine las cervezas…

Vamos que nos vamos…haciendo viejos para la vergüenza y, por mucho que insistan, aun no han descubierto un antídoto contra la primavera…

11206842_10206345522574483_2743152922901729625_o

Ella, como buen amante, sabía que lo más deseado es aquello que no se tiene… por eso nunca se daba, sólo se prestaba. Nunca sabía cuando vendría, cuánto se quedaría… ni siquiera sabía si realmente estaba conmigo cuando estábamos juntos. Si un día te regalaba un beso, al otro te lo quitaba y se lo llevaba (…- Para los labios el mejor maquillaje -decía- siempre serán los besos-… jejejeje, ¡qué cabrona!!!). A veces, te pedía un abrazo, y cuando cubrías su espalda con las palmas de tus manos abiertas, apretando, ella salía volando… -¿por qué haces eso?- le pregunté alguna vez… – ¿el qué?- respondía ella simulando ser yo, es decir, haciéndose la tonta… – pues eso, lo de dejarme a mi sólo tu cuerpo cuando te abrazo, para irte con tu alma a otra parte- contesté… – Ah, bueno -dijo- eso es porque tus manos en mi espalda son las dos alas que me faltan-…

Así era ella; prestidigitadora de emociones, aparecía por la puerta de tu casa y desaparecía por la ventana de los sueños. Equilibrista sobre hilos de plata. Trapecista de las noches en vela. Malabaristas de mis miedos, domadora de mis pataletas… el “más difícil todavía”… Nunca me dijo: – Te quiero… ella sólo decía: ¡Quiero!… quiero amar, quiero jugar, quiero luchar, crear, creer, llorar, beber, comer, bailar, sufrir, reír…ser…

Hoy en día, cuando ya hace mucho que dejé de esperarla, cuando ni siquiera sé si existe aun… hoy, sé que realmente me amó, porque basta cruzarme con ella en alguno de mis recuerdos para sentirme vivo… Y ¿acaso el amor no es eso: regalar vida?

11265137_10206389304949015_5029001495384011347_n

HAY ABRAZOS QUE TE DAN AAAAAAALAS…

Anuncios