A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


junio 29, 2015, 8:05 pm
Filed under: General

espinas amantes

Tú y yo… fuimos hechos con los trozos de amores que nadie quería. Nuestros cordones umbilicales eran hilos de cometas que una mano, allí en el otro extremo, soltó. Así, fuimos sobrevolando los suelos recién fregados de la infancia, la calle de las familias rotas. Pero crecimos, de puntillas en la pizarra, en las afueras del globo terráqueo con polvo y descolorido castigado sobre la mesa de D. Ramón, de refilón por una realidad tan pobre que no podía pagarse ni un sueño. Pero escapamos… aquel día que subimos a la azotea a tender nuestros juegos mojados… jugando y jugando, de una patada embarcamos la luna en el firmamento. Todavía sigue por ahí, sigue siendo esa pelota que todo niño espera que alguien se la devuelva.

Tú y yo… nos cepillábamos los dientes a hostias, pero nunca fuimos al dentista porque no éramos chivatos, y cuando no había para comer desayunábamos amaneceres, para luego echarnos una siesta a la hora de las drogas blanditas. Qué famosos éramos cuando nadie nos veía… como teníamos toda la felicidad por delante, llamamos a todas las puertas donde no nos dejaban entrar. Nunca fuimos invitados a la derecha del padre, nuestro de cada día. Siempre nos dieron con la noche en las narices.

Tú y yo… fuimos ángeles en silla de ruedas, con una soledad tan llena de gente que nunca pudimos encontrarnos. Hoy en día seguimos siendo esa parte del espejo que nos falta, la que siempre esta vacía. Sabemos de lo que callamos…nunca nos encontraremos en la planta de traumatología por una uña ruta, en esos infiernos de moda con azúcar añadido. Acaso comprando en verso en el Mercadona, pero pagando al contado cada miedo con que cargamos nuestras bolsas de plástico a tres céntimos.

Tú y yo… convengamos, las lágrimas, no las de confeti sino las otras, no piden segundas opiniones o esperan por una buena crítica literaria… a tomar por culo, lloramos…lloramos y punto por punto vamos redactando nuestras arrugas por las mejillas… y este tiempo, que nos sigue esperando como una madre perfecta, con la merienda preparada y hasta su vaso de zumo… y una tumba por estrenar como una cama bien hecha, donde, al fin, podamos hacer del amor un lugar más seguro.

Obra de ALBA PÉREZ MANSILLA

Obra de ALBA PÉREZ MANSILLA

Miss Soledad, le da la espalda a la vida sólo para enseñarle su culito de alfarería mayor. Cuando el tiempo pasa a su lado sin saludar ella le silba un piropo de andamio y acera. A veces, también ella pierde el paso dentro de sus propios zapatos, pero otras, en algún que otro concierto, necesita descalzarse porque sus zapatos no pueden seguirle el ritmo, cuando Miss Soledad respira el aire puro filtrado por el Si bemol de un saxo tenor, o cuando se sube a las cuerdas de una guitarra para saltar una octava por encima, hasta arriba de la luna llena.

A Miss Soledad no le asustan las noches sin nada que ponerse, ni los domingos arrugados sobre la tabla de planchar, ni le molesta la naftalina del día a día. Sí se pone nerviosa con el formol de la espera, la gotera en el reloj de la cocina, y odia las palmas de las manos con telaraña o un mapa de carreteras con el trayecto marcado. Dice ella que ese es su mayor pecado, el no querer comprar futuro sobre plano.

Miss Soledad tiene una ranura en su cuerpo de hucha por donde mete la calderilla de sus fracasos…aguarda, esta ahorrando lo suficiente para una victoria. Tiene algunos piercings sobre su piel, porque ya no le entraban más en el corazón. Rellena Miss Soledad sus bolígrafos con transfusión de sangre azul, mientras tatua folios con las puas de las alambradas y dibuja sus sábanas con corridas de rimmel, semen y carmín. Y, en ocasiones, también tiembla, como todas, cuando se queda pajarito en el nido vacío de su cama.

Miss Soledad no engaña a nadie, ni a si misma. Sobrevive, y ya… y se ríe de la señorita Felicidad, porque sabe que ella, aguanta más.

11402733_10206594964810383_7080667567103202924_o

Esta noche me dio por seguir las líneas en las palmas de mis manos…

todas, al final, me conducían a ti…

menos mal que no creo en la Quiromancia…uffff!!!