A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


Aqui te pillo, aqui te amo…
noviembre 19, 2016, 12:33 am
Filed under: General

Los domingos, en el lado salvaje de la vida, abren un frenopático. Allí van las viejas glorías, que por cierto, cada vez son más jóvenes. Hay quienes aseguran que ello se debe a que duermen más y no comen sólido. ¡Quién sabe!…Es un antro exclusivo, sólo para Vips. No en vano todos los que van allí han sido el primero en alguna de sus modalidades… el primer beso, el primer porro, el primer trabajo, el primer corazón roto, el primer viaje…Pasar allí un domingo es privilegio al alcance de muy pocos… hasta las mismas arañas son descendientes directas de las arañas que salieron en la peli del “Beso de la mujer araña. Y el oxígeno es helio puro, importado directamente de los globitos de todos los cumpleaños felices del mundo… eso les provoca risas interruptus. En realidad, la residencia es un puto cachondeo… no me extraña que se den de hostias por estar con la Lista… La Lista es una enfermera diplomada en Buenas Noches. Ella, los pone firmes, en fila india, y les da un beso caliente, capaz de calentar todos sus inviernos… Luego empieza la juerga, al caer la tarde… En este sitio la tarde cae de sopetón, como un golpe seco en plena fibra sensible, un golpe de suerte como un cabezazo contra tus sueños… Luego está la carrera por los pasillos en sillas con ruedas de vinilo; está el concurso de a ver quién aguanta más bebiendo de su propia sangre vertida por ellos mismos en copas heladas desde sus propias venas abiertas… y para jugar al escondite, se ponen muy, pero que muy, ciegos… Y eso que sólo se sirven drogas blandas desmenuzadas en tu propia boca por la lengua de enfermeras suicidas. Aquí hablar varias lenguas es importante. Todas las paredes están deseando escucharte y hasta el silencio te tira de la lengua… Hasta que llega la noche… El beso de la Lista comienza a hacer su efecto… se van consumiendo las luces..ya se sabe, aquí se viene a morir… un último resplandor, y como soles apagados se perderán por el cosmos de estrellas fugaces… el lunes no los pillará para su ejército de olvidos… Ellos volverán… cualquier domingo… a la misma hora y en el mismo sitio

……………………………………………………………………………………………………………

Un viernes, si tú no vienes, es sólo otro día en ciernes,una isla llamada Robinson, en los trópicos de seguir en sus treces… Pero como buen naúfrago, hermanado con la deriva, me agarro al mástil de mi guitarra salvavidas…

Hacía muuuucho tiempo que no cogía la guitarra, ya sabes… creí que las notas ya no se acordarían de mi, que las armonías estarían caducadas… pero no. Nuestras huellas dactilares conservan la memoria que perdimos, las células saben más de solfeo que nuestra imaginación, a veces…cuando no estás, y es viernes…

Basta tocar las teclas adecuadas para que cualquier persona se convierta en música. Porque todos y todas, somos instrumentos, con un corazón de diapasón. Sé que el mío, al verte, marca tu ritmo del tres por cuatro y me afina en La menor… Te regalé una canción, o más bien, tú me la regalaste… yo sólo le puse letra. Como ondas en el agua, a velocidad infinita, al tocarme tus dedos, marcó las vibraciones con la que mi piel te identifica, la frecuencia donde mi carne se encuentra con tu alma sin pijama… música, que sólo escucho por los altavoces de tus ojos estéreos…

Es viernes, estoy solo con mi guitarra… pero toco tu canción, sin cantar (no quiero desafinar)… sólo acaricio tu melodía… subo por sus escalas hasta tu sonido… ese sonido que la cama reclama, esperando su próximo concierto…

…………………………………………………………………………………………………………..

Sabe alguien de una clínica donde hagan implantes de besos?!…

(No, no…la Clínica del Conejito Verde no me sirve, aun no has salido de la puerta y ya se te van cayendo)

………………………………………………………………………………………………………

Sé que al tocarme, me equivoco de persona… Sé que el Yo que quiero tocar, no esta en mi… Está fuera… Una vez lo toqué… Lo planté… Lo regué… Lo escuché, lo cargué, lo limpié, lo cambié de sitio para no perderlo… Y me perdí… Me despisté al confundirme con él… Creí que Todo era Yo… Y no… resulta que yo era, porque era, Todo…

Ahora sólo me queda este cuerpo, que es prestado y algún día deberé devolver a mis ancestros… Me froto los ojos, para borrar lo que veo, no es mío, no lo he hecho yo, no me lo he ganado, no lo quiero… Me rasco los pies, para arrancarme los caminos, para no alejarme más, no dejarme aún más solo…

Sé, no hay Yo posible sin lo demás…pero ya eso es imposible. Dejé de creer en mi, el día que necesité que me creyeran…

Sé, soy la vida que les sobraba a mis muertos… Me toco el pecho, y toco a un extraño…y toco un reloj…que funciona, pero no marca el tiempo, sólo da la hora… Me toco la boca, pero no comprendo su lengua… Esa voz interior que ya no habla en nombre de lo demás, no tiene nada que decirme… Me tapo los oídos… no quiero escucharme…

………………………………………………………………………………………………………….

Ella era el hardware más compatible de la clase. De facto, la mitad de los varones del curso habían descargado sus programas en ella. Yo no… Yo era el tonto del lápiz, en el pupitre de atrás en la esquina.Sin ninguna aplicación para ella.
Por aquel entonces, aun estudiábamos con las tarjetas perforadas de IBM, pero ya se auguraba los placeres de la informática. En su piel de plasma ya se encontraban los antecedentes táctiles del sistema Android. En su mirada ya se podía ver el antepasado directo de las pantallas planas. No sé lo que me atraía de ella, por mucho que fuera la tecnología más avanzada de todo el colegio. Yo, que siempre fui por detrás de sus innovaciones, aprendía mientras a dibujar en la libreta abierta entre mis piernas, sujetando con fuerza mi lápiz pero, a la vez, meciéndolo con suavidad, siguiendo los senderos que mi imaginación abría, deslizándose por sus piernas, su espalda, hombros, su pelo… hasta que me corría en un poema calentito.
Sin ser conscientes todavía de los inventos que se avecinaban, Ella soñaba con llegar a ser algún día un Smartphone. Yo, soñaba con un supuesto Photoyo…
Han pasado varias generaciones de amores móviles. Yo casi desgasté mi lápiz de sacarle punta, aunque todavía me queda un culín, capaz de escribir si lo sujetas con las uñas, y sorprendentemente, todavía intacta, su goma de borrar (no es increíble!)… Nunca llegué a ser un buen dibujante, pero me defiendo con los bocetos a mano alzada. De todas maneras, desde que me compré el portátil, me es más fácil ir de puntillas por el teclado, jugando con mi Editor de imágenes. Y de nuevo… Ella, como siempre, no se le nota para nada todas las actualizaciones, acaso más delgada, como siempre quiso, y además con sistema operativo incorporado. La tengo entre mis manos… todavía recuerdo su PIN…La enciendo… guiado por el instinto me instalo en mi esquina, desde una ventana de Windows, minimizado … Le envio uno de mis mejores dibujos, inspirado en el poema tórrido que le escribí desde aquel niño… Ella me invita a jugar al Candy Crush…
Nos hemos hecho grandes. Por fin, hemos llegado a la Era de la Comunicación… Pero, seguimos sin nada que decirnos!…

…………………………………………………………………………………………………………………..

Mi casa es un útero… Bueno, en realidad no es mi casa, porque vivo en un útero de alquiler. Mi familia estaba demasiada ocupada para tenerme, y aunque muchas veces lo intentaron poniéndome a parir, no lo consiguieron… y aquí estoy, en un embarazo de cincuenta y dos años. No tengo ninguna prisa por nacer… como en tu placenta, ninguna parte. Imposible ambiente más placentero. A veces, salgo a dar una vuelta por ahí fuera, siempre agarrado a mi cordón umbilical, como la Sandra Bullock con el secador de pelo incrustado en la cabeza en aquella peli del espacio, miro en derredor y me digo…”Bah, el mundo está sin acabar, mejor espero” y retorno a mi útero llevando de paso unas cuantas botellas de líquido amniótico… Eso sí, líquido amniótico que no falte… También pasa que soy muy olvidadizo, por eso de tener todavía el cerebro sin desarrollar, y cuando estoy fuera me doy cuenta que olvidé bien el hígado o bien el estómago, no todo, sólo en parte, pero en todo caso siempre me falta algo de estómago para permanecer mucho tiempo fuera. El corazón casi nunca lo llevo conmigo, porque total afuera no lo necesito para nada y no quiero desgastarlo, ya saben, por si algún día me hace falta … Tampoco me gusta salir mucho porque me confunden con un aborto…Si es que los fetos como yo, estamos donde debemos estar, en nuestro lugar en el mundo, en el ombligo del universo, nuestro útero… En ocasiones, los bancos amenazan con provocarme el parto… y yo me parto, pero de risa. No pienso salir de aquí hasta que los bancos se conviertan en hospitales, y que la gente que anden mal de dinero vayan allí y los curen. Que no me den a luz hasta que no se les encienda la bombilla… me planto aquí, nonato… no a la otan… no a la vida sin vuelta… no hasta que a esa gente que dicen llevan su niño dentro, le pongan control parental… no hasta que la muerte sea digna…no, hasta que No signifique No… No…no..o… bueno vale, salgo porque tengo que ir a currar, a ganarme mi barra de pan para llevar debajo del brazo, que si no… No

………………………………………………………………………………………………

– ¡Me gustaría mucho que formaras parte de mi vida!

Fdo,: Jack, el destripador

……………………………………………………………………………………………

Te di mi palabra… Y con ella te hiciste un silencio…

……………………………………………………………………………………………

El bricoleaje de las mareas perfilan las orillas de mis días, lijan sus aristas hasta dejarme como una canción de cuna… En rehabilitación, mi piel de papel de fumar, adicta a tu queratina, aun echa de menos liarse tus poros y escapar por el humo de tu tubo de escape… ¿cómo podré ahora financiar este corazón teniendo sus cuentas congeladas en el paraíso fiscal de tu mirada?…

La nostalgia me quiere como nadie me quiso y se me va de las manos el caldo de los solitarios tirado por el sofá… Voy a buscarte en todos los estancos. Pienso donarte mi respiración. Algunos lo llamarán adicción…yo le llamo amor. Es amor…lo sé, porque mata.

“Te amaré hasta que te duela”- dijiste. Y tú siempre cumples tu palabra. No pude evitarlo, me gustan los sueños con lengua, los bares donde sirven buena conversación, el olor del amor recién hecho, y las muertes que sean en el acto.

Mi aspiradora no aspira a nada. La olla expres no soporta la presión. Las bombillas dan a luz por cesárea.Estoy tan perro que podría llegar a ser tu mejor amigo. El cielo esta lleno de espuma de afeitar. El suelo forrado de toallas tiradas…Toca despiojarse el corazón. Aferrarse al esqueleto del tiempo. Cambiar las noches que dejaste abandonadas en mi cama…

………………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………..

No escribo en Facebook para aportar pruebas a mi favor, o en contra, en el Juicio Final… Yo ese juicio ya lo perdí cuando nací… al único juez que temo, el único testigo de la acusación más protegido que puede incriminarme, la víctima más culpable, el veredicto más unánime,los CSI y los Bones que me sacaran los colores… aun no se ha levantado de la cama, todavía anda en sueños profundos, sigue bajo secreto de sumario… de aquí a que se ponga a estudiar mi caso puede faltar otros diez años, o quince… eso si no se muere antes y todo se archiva… Sí, espero no ser muy duro conmigo dentro de esos diez o quince años. Espero declararme absuelto… Y si me pongo una condena ejemplificante, si me echo encima todo el peso de la justicia y legalizo en exclusiva para mi la pena de muerte…no importa, pienso recurrir de todas formas… y ya se sabe, la Justicia va lenta, sobre todo desde que detuvieron al tiempo por tráfico ilegal de seres humanos.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: