A muerte con la Vida… Blog de Jerónimo Mejías


Febrero 2018(a)
febrero 18, 2018, 7:30 pm
Filed under: General

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………….

Todos le decían: ¡Hazlo, tú hazlo!… Así que lo hizo. Se compró un apartamentito en Torrevieja, con vistas a su jubilación…

Estas vacaciones, a sólo diecinueve años de su anhelada jubilación, aprovechó para inaugurar su posesión… Bien, pero cuesta acostumbrarse a estar sentado en tu terracita nueva, frente a frente con otra terracita igual a la tuya, aunque menos nueva, con una persona sentada, igual que tú, pero diecinueve años mayor. Qué buuueno, saber que seguirás fumando a esa edad!!….

Al principio te alegra verte tan mayor, te da seguridad… Pero ese día que te sientas allí, de nuevo en tu terracita, esperando verte salir en la terraza de enfrente, y no sales, pasa una hora y sigues sin salir…empiezas a preocuparte…pasa otra y otra hora, y nada…

 

………………………………………………………………………………………………………………………….

La Noche… ¿no es un poco mayor ya para seguir llevando ese pijama estampado de estrellitas?…¿Qué hizo con el picardias que le regalé?… Me es difícil dormir sin mi coñito de peluche… Me levanto encriptado… Saco la cabeza por el agüjero de este martes torcido. Una vecina me saluda:
-” Hola vecino!… Otro día de calor, eh!..
– ´ç+`[[/·+ç##- contesto

…Me vuelvo a la cueva… He dejado mis poros abiertos…por si quieres entrar…

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………..

En esos días…
que ni el sumidero del tiempo te traga,
que ni un perro te adoptaría,
que te sientes como una mierda pinchada en un falo
que hasta tus sueños intentan asfixiarte con la almohada…

y no dices nada,
porque cualquier palabra podría rajarte la garganta,
sólo se oye el chirrido de tus latidos
por los muelles oxidados en tu corazón
y el aire, ahogándose en un charco de sangre estancada
la vida, sometida a la ley antiterrorista…

Hasta en esos días,
una canción te puede salvar…

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………….

Estoy hecho un toro a cien
tu único ejemplar
incunable como un octavo pasajero
a todo tren por tus vías nasales…

Hoy seré el delineante de las líneas de tu mano
el disueñador trágico
en el montaje de tus escenitas de cartoon
y el que tire la primera piedra
– la muestra gratuita –
de una lapidación láser…

Puedo darte el susto de conocerme
puedo probarme todo tu bestiario
y ser el Prendas que mejor te queda
para llevarme puesto
en tu primera excomunión…

Te desespero
debajo de tu cama
Baja!…toca conmigo el fondo
y te Prometeo robarte el fuego
que para sacarme de ti
hará mucha falta
un sexorcismo…

 

………………………………………………………………………………………………………………………..

Mis calzados vagan a su aire por mi casa como una manada de cachorros díscolos, sin esperar a que yo les de pie. Unas sandalias recien compradas parece que estan aprendiendo a caminar por su cuenta debajo de la cama. Los miro sin ser visto, expectante desde el pulpito por encima de mi nariz. Algunas chanclas parecen jgar en el salón al escondite ingles, con imperceptibles movimientos, mientras una bota de agua lleva la cuenta mirando hacía la pared. Por el pasillo unas “running” se desplazan levitando con su amortigación “Lunarlon”, tecnología “Air” y sueños de marathón. Unas zapatillas viejas se deslizan tomando el cuarto de baño por una pista de patinaje sobre invisibles y mágicas bayetas voladoras. De vez en cuando, cerca de mi aparece algún manso mocasín de mascota, intentando lamerme los pies con su lengua de felpa…

Fumo impertérrito, balanceando de vez en cuando la punta de mi cigarrillo a modo de “botafumeiro”. Sobre una tabla de planchar un revoltijo de prendas forman un cerebro arrugado y seco. No logro recordar cuándo usé toda esa ropa, toda esa piel social. Mi memoria parece drenada… Delante de mi vista, dos pares de babuchas marchan en fila como pollitos de trapo sin cabeza siguiendo a ciegas a su nueva madre adoptiva: Una mopa…

Por la ventana se ve el cielo. Creo que se va a derretir…

Anuncios